proyectos proyectos fin de carrera
 Presupuesto
 - Impacto Ambiental
 - Seguridad Laboral
 - Calculos proyecto
 <<< Foro >>>
Base Datos
Trabajos
Proyectos Fin Carrera
 Proyectos presentados
 Buscador
 Definiciones
Gestión proyectos
Metodologias
Herramientas
Software
Utilidades
Evaluación económica
Plan de empresa
 Zona para  Emprendedores
 Consejos Vitales
Varios
Curso robótica y programación Arduino Vitoria Gasteiz
 
 

 

Cómo mejorar el factor de potencia de una instalación eléctrica


El procedimiento más sencillo y, en consecuencia, el más utilizado consiste en la colocación de condensadores que aportan la energía reactiva que precisan los receptores de la instalación; de este modo se consigue disminuir o incluso anular –técnicamente, compensar– la energía reactiva demandada de la red de alimentación y, por tanto, mejorar el factor de potencia.

En la utilización de condensadores para compensar la energía reactiva de una determinada instalación, participan tanto los aspectos técnicos como los económicos, siendo posibles distintas alternativas que, aun satisfaciendo el objetivo inicial de mejora del factor de potencia, conducen a costos de inversión muy diferentes. Los sistemas de instalación de condensadores son:

Compensación individual
Cada receptor está provisto de su propia batería de condensadores, de manera que por las líneas y circuitos de alimentación del receptor circula una intensidad menor, reduciéndose también las pérdidas; los costos de instalación y mantenimiento son normalmente los más elevados.

Compensación por grupo
Se instala una batería de condensadores por cada grupo de receptores elegido de acuerdo con un criterio determinado (por ejemplo, agrupación de receptores por líneas de montaje); este sistema descarga las líneas de alimentación a los grupos pero no los circuitos terminales hacia cada receptor, aunque supone una solución más eficaz que la anterior, fundamentalmente en grandes instalaciones.

Compensación central
Unicamente existe una batería de condensadores en el inicio de la instalación interior; proporciona el menor coste de instalación y, si bien las líneas y circuitos permanecen en las mismas condiciones de carga que antes de la compensación, se emplea mayoritariamente en instalaciones de mediana y pequeña dimensión, cuando el objetivo prioritario es únicamente reducir los costes de explotación.

Desde el punto de vista económico, la compensación de energía reactiva debería establecerse en términos de coste total mínimo, en cuyo cálculo se evalúa la contribución de los siguientes factores:

- Costes de inversión, es decir, coste de la batería de condensadores (o las distintas baterías, en su caso) y de su sistema de regulación, teniendo en cuenta que el precio aumenta con la potencia de la batería; asimismo, se deben considerar los costes de instalación.

- Costes de explotación, fundamentalmente coste de energía reactiva –y activa, si se reducen las pérdidas por efecto Joule– y costes de mantenimiento; en este capítulo se podría cuantificar el mejor aprovechamiento de la instalación (centro de transformación, líneas de alimentación, etc.)