proyectos proyectos fin de carrera
 Presupuesto
 - Impacto Ambiental
 - Seguridad Laboral
 - Calculos proyecto
 <<< Foro >>>
Base Datos
Trabajos
Proyectos Fin Carrera
 Proyectos presentados
 Buscador
 Definiciones
Gestión proyectos
Metodologias
Herramientas
Software
Utilidades
Evaluación económica
Plan de empresa
 Zona para  Emprendedores
 Consejos Vitales
Varios
Curso robótica y programación Arduino Vitoria Gasteiz
 
 

 

Intoxicación



La acción de cualquier agente tóxico, se traduce en una alteración o desarreglo en nuestro organismo que denominamos intoxicación y que podemos asimilar a una enfermedad.

Podemos analizar la intoxicación en función de varios parámetros:

• Grado de aceptación: es el grado de alteración que se produce en el individuo por causa del tóxico y puede ser:

o Leve: es lo que se pretende en el peor de los casos
o Moderado
o Severo

• Grado de evolución con el tiempo:

o Intoxicación aguda: es aquella que se produce por corto periodo de exposición al agente tóxico. Se produce una manifestación rápida de las alteraciones del organismo, precedidas de una absorción rápida del tóxico.
o Intoxicación subaguda: el efecto no es tan rápido ni tan importante
o Intoxicación crónica: se produce por la exposición reiterada del individuo al tóxico. La exposición produce su efecto a largo plazo y en cocasiones es difícil de solucionar o incluso incurable. En ocasiones, los efectos aparecen en el individuo antes de lo debido por la existencia de otros problemas en el organismo. Ej: El DDT que se acumula en los tejidos grasos generará una intoxicación crónica, no obstante, si el individuo adelgaza, la pérdida de tejido graso, se traducirá en un aumento de la concentración de DDT que se distribuirá por todo el cuerpo.

• Origen o etiología de la intoxicación:

o Intoxicación voluntaria
o Intoxicación accidental: consecuencia de una mala operación
o Intoxicación profesional: Derivadas del contacto continuado con determinados tóxicos en el entorno de trabajo Ej: médicos, químicos...

 

 

Vias de entrada.

La higiene trata de evitar la intoxicación para lo cual resulta necesario conocer las vías de entrada del tóxico.
El hombre tiene una protección natural fundamental, la piel, que presenta una serie de aberturas en las que cambia de características, y aparecen las mucosas, por las que los tóxicos pueden penetrar en el organismo.

Las principales vías de entrada en el organismo para los agentes tóxicos son:

• Vía cutánea: la propia piel en la que pueden absorberse los tóxicos. Un individuo, tiene una superficie medid de 1.8 m2 . La piel se compone de 2 partes:

o La epidermis que se sitúa en la superficie y es tejido epitelial estratificado. Esta, a su vez tiene una parte externa que está en contacto con el exterior, la capa córnea, que está formada por células en forma de escamas que una vez muertas se descaman, y una capa interna, el cuerpo Malpigio que nutre la capa externa.
o La dermis: se encuentra por debajo de la epidermis y presenta papilas vascularizadas ( con vasos sanguíneos)
La piel se defiende por medio de una serie de glándulas, entre las cuales, las más importantes, son las glándulas sebáceas que segregan lípidos que proporcionan flexibilidad y protegen la piel.
Cuando los tóxicos penetran a través de la piel intacta en el organismo, tienen en primer lugar que atravesar la capa córnea y las capas internas de la epidermis, para lo cual, deben ser solubles en los lípidos o presentar alguna capacidad de interacción con ellos. Ej: fenol, anilinas, HC.

Existe la posibilidad de que la piel no se encuentre intacta, sino que presente alguna herida o corte. En este caso, el toxico no se encontrará la barrera que supone la epidermis y la entrada será mas rápida al no existir la protección de la capa lipídica. Cuando la piel presenta heridas o cortes estamos totalmente expuestos a los tóxicos.

• Vía mucosa: en el cuerpo humano, hay en torno a los 400 m2 de mucosa, resultando una superficie muy importante. Debido a sus características y su situación, es casi imposible que los tóxicos empleen las mucosas como vía de entrada al organismo.
• Via respiratoria: junto con la vía cutánea, es la entrada más importante de los tóxicos, que entran en forma de gas, vapor, o finas partículas.

Nuestro sistema respiratorio, está preparado para el intercambio gaseoso, con una superficie de intercambio próxima a los 100 m2. Esta superficie de intercambio interna, está muy vascularizada de modo que es muy fácil introducir un tóxico. La entrada de tóxicos viene caracterizada por:

o Ritmo respiratorio: cambia con la edad y el sexo. Un varón adulto, respira 16 veces por minuto, mientras que una mujer adulta lo hará 16.
o Capacidad pulmonar: es la cantidad de aire que intercambiamos en cada respiración. La capacidad pulmonar normal de un adulto es de unos 5 litros y se divide en:

- Capacidad vital : son unos 4 litros:
• Aire complementario: 1,5 l del que se hace uso por ejemplo en el desarrollo de una actividad deportiva.
• Aire corriente: 500 ml (es lo que utilizamos realmente)
• Aire de reserva: 2 l

- Aire residual: el litro restante.
En cada respiración, podemos hacer el intercambio gaseoso correspondiente a unos 500 – 2000 ml de aire.

• Vía oral: Se refiere al conjunto formado por la boca y el tubo digestivo. En principio, los trabajadores no tienen contacto oral con los tóxicos. El estómago, presenta un entorno ácido que altera los tóxicos, que más tarde serán filtrados en el hígado. En esta vía se encuentran tóxicos previos de la vía respiratoria.