proyectos proyectos fin de carrera
 Presupuesto
 - Impacto Ambiental
 - Seguridad Laboral
 - Calculos proyecto
 <<< Foro >>>
Base Datos
Trabajos
Proyectos Fin Carrera
 Proyectos presentados
 Buscador
 Definiciones
Gestión proyectos
Metodologias
Herramientas
Software
Utilidades
Evaluación económica
Plan de empresa
 Zona para  Emprendedores
 Consejos Vitales
Varios
Curso robótica y programación Arduino Vitoria Gasteiz
 
 

 

Causas de inestabilidad de taludes


Para el análisis de los movimientos de inestabilidad de un talud o una ladera es de primordial importancia el reconocimiento de los factores que actúan como desencadenantes. Su conocimiento permitirá, además, definir las medidas necesarias para evitarlos o corregirlos.

Suele admitirse que los factores o las causas que producen la inestabilidad de taludes o laderas no se presentan de manera aislada, haciéndolo normalmente combinados (lluvias y sismo, excavación, lluvias y sismo).

La susceptibilidad de una masa de terreno a deslizar entendida esta palabra en su sentido más amplio y no como referencia al fenómeno de inestabilidad conocido como deslizamiento depende, básicamente, de los siguientes factores:

1. Geología y Tectónica. Si las fracturas ligadas a la tectónica tienen una inclinación desfavorable, aun en ausencia de agua, pueden producirse inestabilidades. Lo mismo se podría decir en relación con las fallas, la degradación que pueden sufrir los materiales situados en sus proximidades, es también una causa muy frecuente de producción de inestabilidades.

2. Geometría: Altura e inclinación

3. Sobrecargas puntuales o distribuidas en coronación de taludes o en laderas. Constituyen ejemplos típicos los rellenos, escombreras, acumulaciones de materiales en general, estructuras, etc. Estas sobrecargas producen un incremento de las tensiones de corte y de las presiones intersticiales en suelos de naturaleza arcillosa.

4. Cambios en el contenido de agua del suelo. La saturación de los materiales que constituyen una ladera natural o un talud después de un período de lluvias, implica un incremento de peso de la masa potencialmente inestable y una menor resistencia al corte.

5. Cambios en las condiciones de circulación de aguas profundas. La excavación de un talud puede dar lugar a unos elevados gradientes de circulación de las aguas subterráneas para adaptarse a las nuevas condiciones geométricas establecidas, y por lo tanto a una variación de las presiones intersticiales existentes.

6. Meteorización. Son muy numerosos los materiales que ante agentes físicos, químicos o atmosféricos sufren importantes transformaciones de comportamiento. En el caso de las rocas es bastante conocida en España la transformación del granito en Jabre.

7. Sacudidas sísmicas, voladuras y vibraciones. Los movimientos de tierra producidos por cualquiera de las causas anteriores, originan un cambio temporal del estado de esfuerzos existente en una masa de terreno que puede afectar a la estabilidad de la misma. En el caso de arenas finas saturadas es frecuente que se produzca el fenómeno de la licuefacción.

Hay que recalcar la gran importancia que tiene el agua en la estabilidad de un talud. Es quizá el principal agente desencadenante de gran número de movimientos de inestabilidad, debido a la disminución de resistencia a que da lugar y al aumento de presiones intersticiales. La asociación entre movimientos y períodos lluviosos es ampliamente conocida en el mundo entero.