proyectos proyectos fin de carrera
 Presupuesto
 - Impacto Ambiental
 - Seguridad Laboral
 - Calculos proyecto
 <<< Foro >>>
Base Datos
Trabajos
Proyectos Fin Carrera
 Proyectos presentados
 Buscador
 Definiciones
Gestión proyectos
Metodologias
Herramientas
Software
Utilidades
Evaluación económica
Plan de empresa
 Zona para  Emprendedores
 Consejos Vitales
Varios
Curso robótica y programación Arduino Vitoria Gasteiz
 
 

 

 

 

Definición de Fascismo

Significado, historia y origen de la palabra. Qué significa.

 

Fascismo

Doctrina, movimiento y régimen político totalitario, nacionalista, antisocialista, antiliberal, radical en su discurso y estilo, surgido en Italia tras la I Guerra Mundial por obra de Mussolini y sus seguidores, que tuvo gran influencia en el nacionalsocialismo alemán y en otros movimientos y regímenes europeos entre 1919 y 1945 (si bien muchos de ellos no suelen ser considerados totalitarios o fascistas, sino regímenes autoritarios de corte tradicional).

fascismo

Es también un concepto utilizado para el análisis político, social y comparativo de los autoritarismos y totalitarismos no socialistas del siglo XX. El uso del concepto de fascismo genérico en cuanto fenómeno internacional se suele circunscribir a la Europa del periodo de Entreguerras; algunos autores, sin embargo, lo utilizan de manera amplia y menos específica, para referirse a movimientos y regímenes en Asia, Iberoamérica o Africa y a periodos posteriores.

El fascismo italiano se caracteriza por ser un movimiento de masas organizado en un tipo nuevo de partido, el partido milicia, que persigue la conquista del monopolio del poder político mediante el recurso al terror, a las tácticas parlamentarias y al compromiso con los grupos dirigentes; por tener una ideología pragmática y antiideológica (antiindividualista, antidemocrática, antimarxista, anticapitalista, populista) expresada de manera más estética que teórica a través de mitos, símbolos y ritos, y una concepción militarizada y totalitaria de la política como modelo de vida, que pretende la integración del individuo y las masas en la unidad orgánica de la nación y su subordinación y entrega absoluta al Estado; por crear un régimen de partido único, de naturaleza policial, un sistema político jerárquico en el que el jefe (duce) está investido de una sacralidad carismática, una organización corporativa de la economía con amplia intervención estatal que mantiene, sin embargo, la propiedad privada, una política exterior imperialista. Desde sus inicios, tanto el fascismo italiano como el fascismo genérico han sido objeto de numerosas interpretaciones.

Entre ellas cabe destacar la consideración del fascismo como un producto de la crisis moral y los conflictos de la postguerra («enfermedad moral» según la influyente tesis de B. Croce), por lo que sería un paréntesis en la historia europea. También influyente ha sido la interpretación del fascismo como expresión de la movilización de la pequeña burguesía, o de las clases medias, contra la burguesía industrial y financiera, por un lado, y contra el proletariado, por otro, lo que explicaría su carácter revolucionado y reaccionario a un tiempo. la historiografía marxista niega el componente revolucionario del fascismo (subrayado, al menos parcialmente, por la historiografía Liberal), hace hincapié en su carácter reaccionario y lo interpreta como un producto de la crisis del capitalismo: la expresión de los intereses de La gran burguesía capitalista agrada, industrial y financiera y de las clases dirigentes, y el medio utilizado para defender esos intereses, derrotar a las clases trabajadoras y reforzar su dominio en la sociedad.

La introducción de los conceptos sociológicos de totalitarismo y de modernización en medios historiográficos no marxistas aportó otras claves interpretativas. La noción de totalitarismo subraya la modernidad y originalidad de los nuevos regímenes europeos autoritarios, el papel de las masas, la técnica y los medios de comunicación.

El fascismo ha sido considerado como la respuesta de algunas sociedades al proceso de modernización (entendido éste como democratización, urbanización, industrialización y secularización): el italiano sería un caso de modernización autoritaria (lo que implica la compatibilidad entre dictadura y desarrollo), en tanto que & alemán sería un caso de resistencia a la modernización. Otra aportación de las ciencias sociales procede de la psicología.

Este enfoque incide en la difícil integración de las clases medías en la sociedad de masas, en el miedo a la Libertad y a los desafíos de la modernidad por parte de grupos sociales que han perdido el sentido de pertenencia y de identidad de las sociedades tradicionales, y que se muestran dispuestos a aceptar sistemas políticos totalitarios y a seguir a Líderes carismáticos.