proyectos proyectos fin de carrera
 Presupuesto
 - Impacto Ambiental
 - Seguridad Laboral
 - Calculos proyecto
 <<< Foro >>>
Base Datos
Trabajos
Proyectos Fin Carrera
 Proyectos presentados
 Buscador
 Definiciones
Gestión proyectos
Metodologias
Herramientas
Software
Utilidades
Evaluación económica
Plan de empresa
 Zona para  Emprendedores
 Consejos Vitales
Varios
Curso robótica y programación Arduino Vitoria Gasteiz
 
 

 

 

 

Definición y significado de Capitalismo. Qué significa.

 

Capitalismo

Sistema económico originado en Europa occidental hacia la época de la industrialización en el que se alcanza un alto grado de actividad productiva, caracterizado por la inversión masiva de capital poseído privadamente (en especial de capital fijo: maquinaria, etc.) y el trabajo de una mano de obra asalariada; una economía de mercado con un sistema de precios que permite un racionalismo económico; un sistema político que protege la propiedad privada y que interviene limitadamente en la actividad económica.

Para épocas anteriores a la revolución industrial se suele utilizar la expresión «capitalismo mercantil», que designa un sistema en el que las inversiones, principalmente de capital circulante, se efectúan sobre todo en el sector comercial y en el que la formación de capital es muy lenta.

capitalismo

El concepto de capitalismo ha sido objeto de intensos debates y existen importantes discrepancias sobre su significado, orígenes y evolución histórica. Algunos autores consideran que el capitalismo ha existido siempre, por identificarlo con una tendencia a la ganancia inherente al comportamiento humano, o con cualquier tipo de práctica económica que se base en la inversión de riqueza para producir más riqueza, independientemente del periodo histórico y del lugar geográfico. Pero incluso entendido en sentido más Limitado, el debate sobre sus orígenes, que se han situado en la Antigüedad clásica, en el desarrollo urbano y comercial del siglo XII, en el siglo XVI, o en la revolución industrial muestra divergencias en torno al significado del concepto, que se acrecientan en las reconstrucciones históricas concretas.

El término, muy posterior a capital y capitalista, de los que deriva, comenzó a utilizarse a mediados del siglo XIX para indicar, a menudo con un sentido de crítica social, el sistema contemporáneo de producción económica. Aun cuando se consolidó como concepto historiográfico y sociológico a principios del siglo xx con las obras de W. Sombart y M. Weber, la conceptualización previa de K. Marx tuvo gran influencia en el uso académico.

Para Marx, que no utilizó el término, sino expresiones como modo de producción capitatisia o acumulación capitalista, el capitalismo se caracteriza por la producción mecanizada, la propiedad privada de los medios de producción y la creación de una plusvalía (generada por los trabajadores, pero de la que se apropian los propietarios de los medios de producción); su formación se encuentra en La gradual separación de los trabajadores de la propiedad de los medios de producción, iniciada en el siglo XVI y culminada con la generalización del trabajo de fábrica.

En el vocabulario socialista posterior, capitalismo fue tanto un término peyorativo usado para designar un sistema que había que derribar y sustituir, como un concepto utilizado para la periodización del desarrollo histórico. Las principales interpretaciones teóricas no marxistas fueron elaboradas en las primeras décadas del siglo XX. La obra de Sombart fue fundamental en introducir en medios académicos la noción de capitalismo en cuanto sistema económico. Concebida como una extensión de las ideas de Marx, presenta un análisis muy distinto, idealista y no materialista: es el espíritu capitalista, un conjunto de valores compendiados en un racionalismo económico dirigido a la ganancia, el que produce las transformaciones económicas del mundo moderno.

Sombart distingue entre el nacimiento del capitalismo (siglos XVI-XVIII) y el capitalismo maduro posterior (una periodización que tendría gran influencia), y ofrece una visión sombría de la industrialización y del espíritu burgués: el capitalismo hace del dinero el valor supremo y reduce todo incluidos los seres humanos al estatus de medios de producción. La concepción de Weber del espíritu capitalista fue aún más influyente y debatida, especialmente por identificar en la influencia de la ética calvinista el carácter racional que tiende a prevalecer en la vida económica desde el siglo XVI y que es el componente esencial del capitalismo. Desde un punto de vista más económico, destaca la interpretación de J. Schumpeter, que define el capitalismo como un sistema de mercado racional y dinámico basado en el empresario, a quien se debe la innovación: la introducción de nuevos procedimientos que permiten un incremento de la productividad y, en conjunto, el desarrollo económico.


Ha habido numerosas objeciones al uso del concepto debido a su ambigüedad o a sus connotaciones políticas e ideológicas. Algunos historiadores lo rechazan, por considerar innecesario o equívoco el uso de un término que subraya similitudes, incluso remotas, y que esconde diferencias y especificidades esenciales desde un punto de vista histórico. Entre los partidarios de su utilidad, quizás La principal diferencia se encuentra entre quienes, siguiendo la periodización clásica (y la línea posterior de F. Braudel), sitúan los orígenes del capitalismo en la Edad Moderna, destacando así los rasgos dinámicos y orientados al futuro de la economía y sociedad preindustrisles, y quienes proponen una definición y un arco cronológico más circunscritos, al considerar que un sistema caracterizado por requerir importantes inversiones de capital fijo y el desmantela miento de las trabas al mercado propias del Antiguo Régimen tiene sus orígenes en la revolución industrial y las revoluciones Liberales.

Por otra parte, la evolución del capitalismo posterior a la Primera Guerra Mundial (mayor intervencionismo estatal, economías mixtas, nuevas formas de gestión, internacionalización de la economía, etc.) ha Llevado a introducir importantes matices y diferenciaciones en una conceptualización que parte principalmente de las características del siglo XIX europeo.